Concluye la reunión en Riba-roja de Turia para avanzar en el proyecto europeo SHCity

La población de Riba-roja de Túria acogió durante el día de ayer la reunión internacional del proyecto europeo Smart Heritage City (SHCity) que plantea un control y vigilancia sobre los bienes inmuebles patrimoniales y sus usuarios mediante un sistema integral de tecnología avanzada que previene el deterioro y optimiza la gestión sobre un conjunto de edificios y monumentos en determinadas áreas, como puedan ser los cascos históricos, desde un concepto de actuación global.

Con una financiación de 895.750 euros del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), SHCity es un proyecto del programa Interreg V Sudoe en el que entre otras entidades públicas y privadas participan el propio ayuntamiento de Riba-roja y el de Valencia como corporaciones asociadas, aportando su conocimiento y experiencia en los ámbitos de ciudades inteligentes y gestión del patrimonio y colaborando en los requisitos y prestaciones del sistema.

La iniciativa SHCity, que concluirá a finales de 2018, comenzó su andadura hace un año con la participación de un equipo multidisciplinar de profesionales y especialistas en patrimonio de España, Francia y Portugal, integrado por investigadores y técnicos de la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, el Instituto Tecnológico AIDIMME de Valencia, el Centro Tecnológico CARTIF, la Faculdade de Ciências e Tecnologia da Universidade Nova de Lisboa, NOBATEK, el Centro Tecnológico TECNALIA y el Ayuntamiento de Ávila.

 

Ávila, ciudad monitorizada

La ciudad de Ávila es el escenario elegido por el por el proyecto para la puesta en marcha del sistema al disponer de un conjunto histórico de primera magnitud declarado por la UNESCO como Patrimonio Mundial.

Actualmente parte de su muralla y diversos edificios están vigilados y controlados por un conjunto de diferentes dispositivos no invasivos y prácticamente invisibles (del tamaño de un teléfono móvil) que se completarán hasta los 226 sensores en 29 puntos de la ciudad.

Estos dispositivos de alta sensibilidad desarrollados por el proyecto aportan datos sobre humedad, temperatura, luminosidad, movimiento de las estructuras y vibraciones, presencia de insectos xilófagos como la carcoma o las termitas, o tránsito de personas y tiempos de paso, entre otros valores que advierten de anomalías y permiten una adecuada planificación para la eficiencia energética o la ordenación del flujo de visitantes.

En concreto, el sistema consta de 2 aplicaciones en permanente evolución y mejora que recaban el cuantioso volumen de información que generan los dispositivos, con cerca de un millar de parámetros diferentes. Por un lado, el SHCity-Gestor que gestionará los datos recogidos por la red para facilitar el diagnóstico y alertar de forma automática ante posibles situaciones de riesgo. Y por otro, el SHCity-Turista, que aprovechará toda la corriente de información captada con un enfoque más divulgativo y orientado a concienciar sobre la importancia de preservar adecuadamente el patrimonio y cómo actuar.

 

Aplicación internacional

La reunión de Riba-roja servió para presentar el proyecto en el área valenciana y avanzar en todos los desarrollos en marcha con un seguimiento de testeo de todo el sistema que permita replicar su implantación en distintos tipos de centros urbanos históricos, atendiendo a sus particularidades geográficas, climáticas, culturales y turísticas.

De hecho, SHCity pretende transferir los resultados a las administraciones públicas, con un plan de información y formación -mediante campañas específicas que incluyen la celebración de seminarios, entre otras acciones-, y que está previsto dé comienzo a finales del presente año 2017.

Completando las acciones de coordinación, difusión e impulso de la innovación, el proyecto dispone de un enlace en la página electrónica www.shcity.euque abre la iniciativa al debate y consultas mediante un foro online a las administraciones públicas, y editará una guía de replicabilidad del sistema integral de gestión, pública y gratuita, que detallará cómo implantar el sistema en cada zona con las características particulares de cada área.

Especialistas en patrimonio se reúnen en Riba-roja de Túria para avanzar en el proyecto europeo SHCity

La población de Riba-roja de Túria (Valencia) acogerá mañana día 11 de julio una reunión de trabajo en el marco del proyecto Smart Heritage City (SHCity) destinado a generar una solución tecnológica que permita mejorar la gestión, conservación y dinamización turística de cascos históricos en Europa.

SHCity es un proyecto de cooperación trasnacional que se desarrolla en el marco del programa europeo Interreg V Sudoe, en el que colabora la ciudad valenciana, y que cuenta con el soporte del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

SHCity comenzó su andadura hace un año con la participación de un equipo multidisciplinar de profesionales de España, Francia y Portugal, integrado por  investigadores y técnicos de la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, el Instituto Tecnológico AIDIMME, el Centro Tecnológico CARTIF, la Faculdade de Ciências e Tecnologia da Universidade Nova de Lisboa,  NOBATEK, el Centro Tecnológico TECNALIA y el Ayuntamiento de Ávila. La mayor parte de este equipo ya tiene experiencia en este terreno al haber participado en el proyecto, también financiado por Interreg SUDOE, en su IV programa, denominado SHBuilding. Mientras en éste el desarrollo se centraba en el control, gestión y prevención de un edificio, en el SHCity se va más allá, conjugando las peculiaridades de los diferentes edificios y monumentos que conforman centros históricos definidos.

La reunión de Riba-roja servirá para presentar el proyecto en el área valenciana y avanzar en el trabajo desarrollado hasta el momento para crear una solución tecnológica que permita el control on-line, la gestión inteligente y la conservación preventiva de conjuntos históricos europeos, y donde la ciudad de Ávila es el escenario piloto donde actualmente ya se está probando el sistema.

‘Big data’ para proteger la muralla de Ávila

Decía Azorín que Ávila era "la más siglo XVI de las ciudades españolas", y razones como iglesias y palacios no le faltaban. Para que la ciudad castellana, declarada Patrimonio Mundial por la Unesco, pueda seguir viviendo en el siglo XXI de sus monumentos ha decidido convertirse en la pionera de un proyecto europeo de monitorización de cascos históricos. Detrás del palabro polisílabo se esconde la presencia de 226 sensores, el 60% ya instalados, en 29 puntos de la ciudad: la muralla, la catedral, edificios singulares y calles. Estos dispositivos generan una cantidad ingente de datos sobre humedades, temperatura, luminosidad, grietas, xilófagos o la vibración por el tráfico en las puertas de acceso a la muralla, hasta 1.000 parámetros, para ayudar a la preservación de un patrimonio histórico. "Hay que aplicar las nuevas tecnologías a la conservación de los monumentos porque son muy delicados", señala la arqueóloga y responsable de Patrimonio del Ayuntamiento de Ávila, Rosa Ruiz.

 

 

Más info.: http://cultura.elpais.com/cultura/2017/06/21/actualidad/1498047062_122018.html

FUENTE: elpais.com

 

Construmat acogió el proyecto SHCity sobre conservación, gestión del patrimonio europeo y turismo inteligente

El Instituto Tecnológico AIDIMME presentó el proyecto Interreg “Smart Heritage City” que se implementa en Ávila.

El equipo de trabajo del proyecto europeo “Smart Heritage City” (SHCity) presentó, en el recién concluido Salón Internacional de la Construcción de Fira de Barcelona, “Barcelona Building Construmat”, esta iniciativa europea que aporta una solución tecnológica de código abierto para mejorar la gestión y la conservación del patrimonio de los conjuntos históricos urbanos europeos y potenciar al tiempo su turismo sobre la base de la Internet de las Cosas (IoT).

La ciudad de Ávila, declarada Patrimonio Mundial por parte de la UNESCO, ha sido elegida para la puesta en marcha y la validación del proyecto SHCity como un espacio idóneo para incorporar una herramienta orientada a la gestión de conjuntos históricos, además de apostar por el patrimonio como un recurso turístico y motor de desarrollo, y que cuenta ya con varios inmuebles monitorizados, como la muralla o la catedral.

La feria Construmat se ha configurado como una exposición de renombre internacional donde empresas, entidades y prescriptores -como arquitectos, interioristas y especialistas de la construcción-, aportan productos, servicios y conocimiento en una área de más de 14.000 metros cuadrados, donde se ubicaron 800 marcas.

“La innovación es la clave en el futuro del proceso constructivo”, aseguró durante el certamen la presidenta de la Feria, Ana Vallés. Por ello se habilitaron 2.000 metros cuadrados para exponer la innovación en el ámbito de la construcción. Según precisó Valles, “el Salón es un espacio ideal para que la industria descubra cómo ampliar horizontes”.

El investigador de AIDIMME Miguel Ángel Abián, miembro del Comité Técnico del proyecto SHCity y coordinador y director técnico del proyecto IVACE de Smart Cities NODOS-TURISMO, resalta el gran interés que hubo en Construmat por el proyecto, tanto por parte de profesionales de la rehabilitación y del mantenimiento de edificios y ciudades como por parte de empresas de software y sensores. Como él explica: “Cada vez existe más conciencia de que el mantenimiento de edificios y centros urbanos debe incluir el uso de nuevas tecnologías, y de que en el caso del patrimonio histórico el mantenimiento preventivo resulta imprescindible y ahorra grandes costes futuros”.

SHCity Innovación

En este sentido, el proyecto Interreg Sudoe IV “Smart Heritage City” (www.shcity.eu) explicó en el certamen que se han seleccionado 29 espacios en la ciudad de Ávila, donde ya ha comenzado a desplegarse una red de 226 sensores y dispositivos que controlarán en tiempo real cerca de 1.000 parámetros ambientales o estructurales, así como otros relacionados con la seguridad, el consumo energético o el flujo de visitantes, entre otros.

Los sensores recogerán desde datos ambientales a otros destinados a controlar la eficiencia energética, la seguridad, o a garantizar la conservación preventiva, tanto de los inmuebles como de los bienes que albergan, mediante la detección inicial, por ejemplo, de degradaciones de la madera, como las causadas por insectos xilófagos (termitas, carcoma fina, carcoma gruesa) y por hongos de pudrición.

La instalación de los dispositivos es realizada por un equipo multidisciplinar de profesionales del proyecto pertenecientes a la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, el Instituto Tecnológico AIDIMME, Centro Tecnológico CARTIF, Faculdade de Ciências e Tecnologia da Universidade Nova de Lisboa,  NOBATEK, y el Centro Tecnológico TECNALIA.

Los datos recogidos por los sensores se sumarán con otros ya existentes para aportar información elaborada a los gestores, mejorando así el diagnóstico y la adopción de decisiones al generarse un conocimiento más preciso de los edificios y su entorno. La previsualización de los datos podrá realizarse, además, sobre un modelo 3D urbano. El proyecto incluye también el desarrollo de una aplicación destinada a turistas que aprovechará para concienciar sobre la preservación del patrimonio y una atención especial para personas invidentes.

De esta forma, la innovación está visible en una iniciativa que finalizará en 2018 y que cuenta con una inversión de 1.194.333 €uros, en el marco del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), programa europeo Interreg V Sudoe.

 

Más info.: http://actualidad.aidimme.es/2017/06/08/construmat-acogio-proyecto-shcity-conservacion-gestion-del-patrimonio-europeo-turismo-inteligente/

FUENTE: AIDIMME.es

 

 

SHCity comienza a tomar el pulso al conjunto histórico de Ávila

El equipo de trabajo de SHCity ha comenzado ya a implementar en Ávila una solución tecnológica de código abierto que permitirá mejorar la gestión, conservación y dinamización turística de conjuntos históricos en Europa.

El alcalde de la ciudad, José Luis Rivas, y la coordinadora de la iniciativa, Begoña García, de la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, han sido los encargados de presentar los avances de este proyecto de cooperación transnacional que comenzó su andadura en julio de 2016 y que implica a un equipo multidisciplinar de profesionales de España, Francia y Portugal.

 

La presentación se ha llevado a cabo en el Palacio Superunda o Caprotti, uno de los 29 espacios de la ciudad, donde ya ha comenzado a desplegarse una red de 226 sensores y dispositivos que controlarán en tiempo real cerca de 1.000 parámetros ambientales o estructurales, así como otros relacionados con la seguridad, el consumo energético o el flujo de visitantes.

Los datos recogidos por los sensores se sumarán a los  derivados de fuentes de información ya existentes, para transformarlos en información útil que facilitará el trabajo de los gestores, mejorando el diagnóstico y la toma de decisiones, mediante un conocimiento más preciso de los edificios y su entorno. La previsualización de los datos podrá realizarse, además, sobre un modelo 3D urbano.

El proyecto incluye, igualmente, el desarrollo de una aplicación destinada a turistas, que aprovechará la información captada por los sistemas de monitorización y le dará un enfoque más divulgativo, orientado a concienciar a los visitantes y a la sociedad en general de la importancia de preservar adecuadamente el patrimonio. Está prevista, además, la instalación de dos paneles interactivos, para que personas invidentes puedan tener acceso a determinados datos de interés.

 

¿Qué espacios se van a monitorizar?

Los 29 espacios que se monitorizarán intra y extra muros se han seleccionado para abarcar todo el conjunto declarado Patrimonio Mundial.  La instalación se ha iniciado ya en dos edificios: el Palacio Superunda y el de los Verdugo.

En el primero de ellos, tal y como se ha podido comprobar durante la visita de hoy, se han colocado 15 de los 44 dispositivos que conforman la instalación y en el segundo 10 de 34, desde sensores ambientales a  otros destinados a controlar la eficiencia energética, la seguridad o a garantizar la conservación preventiva tanto de los inmuebles como de los bienes que albergan, mediante la detección, por ejemplo, de posibles ataques de xilófagos (termitas, carcoma u hongos) a la madera.

En fases sucesivas se irá completando la instalación en éstos y otros edificios como la catedral del Salvador, las iglesias de San Pedro y San Segundo, el Real Monasterio de Santo Tomás o la Basílica de San Vicente, adaptando en cada caso, los dispositivos a las necesidades y requerimientos de cada sitio. Igualmente, se intervendrá en los accesos a la muralla y en algunas calles de la ciudad, en el yacimiento arqueológico de las antiguas Tenerías Judías, en el Jardín de San Vicente, en el Parque del Rastro o en Los 4 Postes.

La instalación correrá a cargo del equipo multidisciplinar de profesionales que desarrolla el proyecto pertenecientes a la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, el Instituto Tecnológico AIDIMME, Centro Tecnológico CARTIF, Faculdade de Ciências e Tecnologia da Universidade Nova de Lisboa,  NOBATEK, centro tecnológico TECNALIA.

 

¿Por qué Ávila?

Ávila ha sido la ciudad elegida para la puesta en marcha y la validación del proyecto porque es uno de los 44 sitios de España que cuentan con la declaración de Patrimonio Mundial por parte de la UNESCO, lo que la convierte en el espacio idóneo para implementar una herramienta orientada a la gestión de conjuntos históricos. Además, lleva años apostando por el patrimonio como recurso turístico y motor de desarrollo, de hecho cuenta con varios inmuebles monitorizados como la muralla o la catedral.

 

Extensión a otros conjuntos históricos

Por otro lado, su pertenencia a la Red Española de Ciudades Inteligentes posibilita, como explicaban los responsables del proyecto, que la solución generada en Ávila, pueda extrapolarse con mayor facilidad a las otras ciudades de la red y, sobre todo, principal objetivo del proyecto, a otros conjuntos históricos europeos.

El desarrollo del proyecto SHCity finalizará en 2018 y supondrá una inversión de 1.194.333 euros, en el marco del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), programa europeo Interreg V Sudoe.

 

Smart Heritage City (SHCity) es un proyecto de cooperación trasnacional destinado a generar una solución tecnológica que permita mejorar la gestión, conservación y dinamización turística de cascos históricos en Europa.  Su desarrollo, se enmarca en el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), programa europeo Interreg V Sudoe, y corre a cargo de un consorcio integrado por un equipo multidisciplinar de profesionales de la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, el Instituto Tecnológico AIDIMME, Centro Tecnológico CARTIF, Faculdade de Ciências e Tecnologia da Universidade Nova de Lisboa,  NOBATEK, centro tecnológico TECNALIA y el Ayuntamiento de Ávila.

Para más información www.shcity.eu

El equipo de SHCity avanza en la definición de los espacios que se monitorizarán en Ávila

La reunión de trabajo, celebrada en Lisboa los días 6 y 7 de febrero, ha servido al equipo de SHCity para definir parte de los espacios que se monitorizarán en la ciudad de Ávila, con el fin de crear una solución tecnológica de código abierto, que permita mejorar la gestión, conservación y dinamización turística de cascos históricos en Europa.

SHCity comenzó su andadura en julio de 2016, como un proyecto de cooperación transnacional, que implica a un equipo multidisciplinar de profesionales de España, Francia y Portugal.

El proyecto, que toma Ávila como ciudad piloto, se desarrolla en el marco del programa europeo Interreg V Sudoe, con el apoyo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Técnico de la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, del Instituto Tecnológico AIDIMME, Centro Tecnológico CARTIF, Faculdade de Ciências e Tecnologia da Universidade Nova de Lisboa,  NOBATEK, centro tecnológico TECNALIA y del Ayuntamiento de Ávila se daban cita esta semana en la capital portuguesa para avanzar en el desarrollo del proyecto SHCity, que trasladará la experiencia y el conocimiento adquiridos en la gestión inteligente de monumentos o edificios aislados a la de espacios culturales o conjuntos monumentales.

¿Cómo? Mediante la puesta en marcha en Ávila, ciudad piloto, de dos aplicaciones diferentes. Por un lado, un sistema de gestión (SHCity-Gestor) que integrará los datos recogidos por redes de sensores desplegados en el conjunto urbano y los sumará a los  derivados de fuentes de información ya existentes. La aplicación transformará esos datos en información útil que facilitará el trabajo de los gestores, mejorando el diagnóstico y la toma de decisiones, mediante un conocimiento más preciso de los edificios y su entorno, a la vez que se incide en otros aspectos como la eficiencia energética o la ordenación del flujo de visitantes.

Por otro, mediante el diseño de una aplicación (SHCity-Turista), destinada a turistas, que aprovechará la información captada por los sistemas de monitorización y le dará un enfoque más divulgativo, orientado a concienciar a los visitantes y a la sociedad en general de la importancia de preservar adecuadamente el patrimonio.

¿Qué espacios se van a monitorizar?

El encuentro de Lisboa permitió concretar cómo se llevará a cabo la monitorización de la ciudad de Ávila. Se acordó, por ejemplo, la instalación en los accesos de la muralla de dispositivos que sirvan para controlar el flujo de visitantes y de vehículos, también se estudiará la conveniencia de habilitar un control de galibo.

En el yacimiento arqueológico de las Tenerías, como complemento la intervención que actualmente está abordado el ayuntamiento de la ciudad, se instalarán sistemas que refuercen la seguridad.

La solución tecnológica se implementará también en distintos edificios tanto dentro como fuera de la muralla, abarcando, así, diferentes inmuebles del conjunto declarado Patrimonio Mundial. Por ahora, se ha aprobado la monitorización del monasterio de Santo Tomás y la iglesia de San Segundo, ambos extramuros.

A lo largo de este mes se llevará a cabo una visita a la ciudad para acabar de definir las diversas opciones de monitorización, que permitirán registrar parámetros ambientales y estructurales, para analizar el estado de conservación de diferentes edificios históricos; medir el consumo eléctrico en algunos espacios,  mejorar la iluminación de otros o determinar si la madera está expuesta a ataques de agentes xilófagos como termitas, carcoma y hongos.

¿Por qué Ávila?

Ávila ha sido la ciudad elegida para la puesta en marcha y la validación del proyecto porque se trata de una ciudad que cuenta con la declaración de Patrimonio Mundial por parte de la UNESCO, lo que la convierte en el espacio idóneo para implementar una herramienta orientada a la gestión de conjuntos históricos. Además, lleva años apostando por el patrimonio como recurso turístico y motor de desarrollo, forma parte de la Red Española de Ciudades Inteligentes y cuenta con varios inmuebles monitorizados como la muralla o la catedral, lo que facilita la puesta en marcha de este nuevo proyecto.

Tras una primera reunión celebrada en la ciudad en septiembre de 2016, que sirvió para poner en común con los técnicos municipales las necesidades reales de conservación del conjunto monumental, en los últimos meses y especialmente en el encuentro de Lisboa, se han definido los requisitos del sistema de monitorización, que será flexible y al mismo tiempo estará completamente adaptado al conjunto histórico de interés.

El desarrollo del proyecto SHCity finalizará en 2018 y supondrá una inversión de 1.194.333 euros, en el marco del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), programa europeo Interreg V Sudoe.

Smart Heritage City (SHCity) es un proyecto de cooperación trasnacional destinado a generar una solución tecnológica que permita mejorar la gestión, conservación y dinamización turística de cascos históricos en Europa.  Su desarrollo, se enmarca en el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), programa europeo Interreg V Sudoe, y corre a cargo de un consorcio integrado por un equipo multidisciplinar de profesionales de la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, el Instituto Tecnológico AIDIMME, Centro Tecnológico CARTIF, Faculdade de Ciências e Tecnologia da Universidade Nova de Lisboa,  NOBATEK, centro tecnológico TECNALIA y el Ayuntamiento de Ávila.

Para más información www.shcity.eu

El equipo de trabajo de SHCity mantendrá una reunión en Lisboa

La ciudad de Lisboa acogerá los días 6 y 7 de febrero una reunión de trabajo en el marco del proyecto Smart Heritage City (SHCity), destinado a generar una solución tecnológica que permita mejorar la gestión, conservación y dinamización turística de cascos históricos en Europa.

Un proyecto de cooperación trasnacional, que toma Ávila como ciudad piloto y que se desarrolla en el marco del programa europeo Interreg V Sudoe, con el apoyo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

SHCity comenzó su andadura en julio de 2016  y supone la implicación de un equipo multidisciplinar de profesionales de España, Francia y Portugal, integrado por  investigadores y técnicos de la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, Instituto Tecnológico AIDIMME, Centro Tecnológico CARTIF, Faculdade de Ciências e Tecnologia da Universidade Nova de Lisboa,  NOBATEK, centro tecnológico TECNALIA y el Ayuntamiento de Ávila.

La reunión de Lisboa servirá para presentar el proyecto en el país luso y para avanzar en el trabajo desarrollado hasta el momento para crear una solución tecnológica que permita el control on-line, la gestión inteligente y  la conservación preventiva de conjuntos históricos europeos.

 

Dos soluciones para lograr la gestión inteligente de conjuntos históricos

SHCity toma la ciudad de Ávila como caso piloto, pero el objetivo es que el trabajo desarrollado en el conjunto abulense pueda extrapolarse a otras regiones europeas. El programa constituirá un referente para pasar de la gestión inteligente de monumentos o edificios aislados a la de espacios culturales o conjuntos monumentales.

¿Cómo lograrlo? Mediante la puesta en marcha de dos aplicaciones diferentes. Por un lado, un sistema de gestión (SHCity-Gestor) que integrará los datos recogidos por redes de sensores desplegados en el conjunto urbano y los transformará en información útil que facilitará el diagnóstico y la respuesta automática ante posibles situaciones de riesgo en los edificios o sus entornos, a la vez que se incide en otros aspectos como la eficiencia energética o la ordenación del flujo de visitantes.

Por otro lado, mediante el diseño de una aplicación (SHCity-Turista), destinada a turistas, que aprovechará la información captada por los sistemas de monitorización y le dará un enfoque más divulgativo, orientado a concienciar a los visitantes y a la sociedad en general de la importancia de preservar adecuadamente el patrimonio.

 

¿Por qué Ávila?

Ávila ha sido la ciudad elegida para la puesta en marcha y la validación del proyecto porque se trata de una ciudad que cuenta con la declaración de Patrimonio Mundial por parte de la UNESCO, lo que la convierte en el espacio idóneo para implementar una herramienta orientada a la gestión de conjuntos históricos. Además, lleva años apostando por el patrimonio como recurso turístico y motor de desarrollo, forma parte de la Red Española de Ciudades Inteligentes y cuenta con varios inmuebles monitorizados como la muralla o la catedral, lo que facilita la puesta en marcha de este nuevo proyecto.

Tras una primera reunión celebrada en la ciudad en septiembre de 2016, que sirvió para poner en común con los técnicos municipales las necesidades reales de conservación del conjunto monumental, en los últimos meses se ha seguido trabajando en la misma línea y se han ido definiendo los requisitos del sistema de monitorización, que será flexible y al mismo tiempo estará completamente adaptado al conjunto histórico de interés.

 

Avance de los trabajos

Los técnicos de la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, Instituto Tecnológico AIDIMME, Centro Tecnológico CARTIF, Faculdade de Ciências e Tecnologia da Universidade Nova de Lisboa, NOBATEK, TECNALIA y del propio Ayuntamiento están considerando varias posibilidades de monitorización que tratarán de concretar en Lisboa.

En principio, está previsto que la solución tecnológica se implemente a largo de este año en distintos edificios tanto dentro como fuera de la muralla, abarcando, así, diferentes inmuebles del conjunto declarado Patrimonio Mundial. Se barajan, igualmente, diversas opciones de monitorización, que permitirán medir el flujo de visitantes en algunos de los accesos de la muralla; registrar parámetros ambientales y estructurales, para analizar el estado de conservación de diferentes edificios

históricos; medir el consumo eléctrico en algunos espacios o mejorar la iluminación de otros; determinar si la madera está expuesta a ataques de agentes xilófagos como termitas, carcoma y hongos.

El desarrollo del proyecto SHCity finalizará en 2018 y supondrá una inversión de 1.194.333 euros, en el marco del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), programa europeo Interreg V Sudoe.

----

Smart Heritage City (SHCity) es un proyecto de cooperación trasnacional destinado a generar una solución tecnológica que permita mejorar la gestión, conservación y dinamización turística de cascos históricos en Europa.  Su desarrollo, se enmarca en el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), programa europeo Interreg V Sudoe, y corre a cargo de un consorcio integrado por un equipo multidisciplinar de profesionales de la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, el Instituto Tecnológico AIDIMME, Centro Tecnológico CARTIF, Faculdade de Ciências e Tecnologia da Universidade Nova de Lisboa,  NOBATEK, centro tecnológico TECNALIA y el Ayuntamiento de Ávila.

----

Para más información www.shcity.eu

Copy de la foto "All-free-photos.com bajo licencia Creative Commons".

Pie de foto: El famoso tranvía 28 que recorre el barrio de Alfama, uno de los cinco que integran el casco antiguo de Lisboa, junto a la Baixa, el Barrio Alto, Chiado y Belém.

Primeros pasos para la puesta en marcha del proyecto SHCity en Ávila

La ciudad de Ávila acoge los días 28 y 29 de septiembre una reunión de coordinación del proyecto Smart Heritage City (SHCity), destinado a generar una solución tecnológica que permita mejorar la gestión, conservación y dinamización turística de cascos históricos en Europa.

El proyecto se enmarca en el programa europeo Interreg V Sudoe y correrá a cargo de un equipo multidisciplinar de profesionales de España, Francia y Portugal, integrado por la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, el Instituto Tecnológico AIDIMME, el Centro Tecnológico CARTIF, la Faculdade de Ciências e Tecnologia da Universidade Nova de Lisboa, NOBATEK, el centro tecnológico TECNALIA y el Ayuntamiento de Ávila. El alcalde de Áva, Josè Luis Rivas, recibía esta tarde a los integrantes del consorcio SHCity, que trabajarán durante dos años y medio en el desarrollo de una solución tecnológica que permita el control on-line, la gestión inteligente y la conservación preventiva de conjuntos históricos. A lo largo de las dos próximas jornadas investigadores y técnicos visitarán el conjunto histórico de la ciudad amurallada para definir los espacios en los que se va a actuar inicialmente.